Skip links
Published on: Noticias

Los Pastos Marinos Necesitan Agua Saludable

Los pastos marinos han sido llamados de muchas maneras tales como: prados submarinos, los viveros del mar y canarios en la mina de carbón. Todas esas son descripciones adecuadas para uno de los hábitats más importantes de Florida.

Los pastos marinos son una planta submarina que nace y crece en el sedimento. En Florida, hay siete diferentes especies de pastos marinos, y generalmente crecen en áreas costeras llanas y estuarios (lugares donde el agua dulce de los ríos se mezcla con el agua salada del mar). Algunas especies de estos pastos marinos son más dominantes que otras y  las profundidades a las que crecen dependen en gran medida de qué tan clara sea el agua, ya que los pastos marinos requieren luz para la fotosíntesis. En áreas donde la calidad del agua es pobre o contaminada, el rango de pastos marinos disminuye. Con poca o ninguna luz, los pastos marinos morirán por completo.

¿Qué significa esto para el ecosistema?

Numerosos peces y crustáceos dependen de los pastos marinos para su hábitat, incluidos los peces juveniles, los cangrejos e incluso los caballitos de mar. Los ostiones anidan en espesas praderas de pastos marinos y a lo largo de sus orillas. Las rayas y los cangrejos herradura también se refugian en ellas.

Pero los pastos marinos son más que hermosas áreas repletas de vida silvestre. Muchos peces que son recreativa y comercialmente importantes, como el róbalo, la trucha marina o el tambor rojo, pasarán sus primeros años en aguas poco profundas dominadas por pastos marinos. Aquí, las olas son más tranquilas, la comida es abundante y hay más lugares donde esconderse. Por esta razón, los pastos marinos a menudo se llaman los “viveros del mar”. Los pastos marinos también son la principal fuente de alimento para el manatí de Florida y las tortugas marinas verdes.

Los róbalos pasarán sus primeros años en aguas poco profundas dominadas por pastos marinos.
En el centro costero de Stuart, los fragmentos de pastos marinos se recolectan, estudian y replantan en viveros antes de trasplantarse de nuevo a la laguna indian river. Los esfuerzos de restauración como este son fundamentales para reconstruir el hábitat de los pastos marinos, pero a menos que mejore la calidad del agua, continuarán enfrentando las mismas amenazas.

Cuando la calidad del agua es mala, los pastos marinos nos lo dicen.

Dado que los pastos marinos dependen tanto del agua limpia y clara, se consideran especies indicadoras. Esencialmente, si los pastos marinos pueden crecer, entonces la calidad del agua es generalmente buena. Y mientras que algunas de las variedades de pastos marinos más resistentes, como el pasto tortuga, pueden soportar varios años de mala calidad del agua, otras variedades como el pasto de banco pueden verse afectadas después de solo uno o dos años de agua contaminada. 

¿Qué está pasando ahora?

Debido a la mala calidad del agua, las proliferaciones crónicas de algas nocivas en estuarios costeros como la Laguna Indian River, decenas de miles de acres de pastos marinos se han perdido en la última década, lo que afecta tanto a la biodiversidad marina como a los medios de vida humanos. Absolutamente no podemos solucionar el problema de los pastos marinos sin abordar también el problema de la calidad del agua. Pero, no estamos indefensos contra la mala calidad del agua. Hay recomendaciones de sentido común hechas por el Grupo de Trabajo de las algas Verde-Azules que resultarían en agua más limpia. Lamentablemente, el Gobernador y la Legislatura no han aplicado en gran medida esas recomendaciones.

Leave a comment