Skip links
Published on: Noticias

Vale la pena luchar por nuestras comunidades.

Proteger la democracia y nuestro medio ambiente no es fácil. Pero vale la pena.

Hay muchas razones para sentirse desilusionado con el proceso de gobierno. Sabemos que muchas personas en este País como nosotros viven ese sentimiento de sentirse prescindible ante el gobierno, como si nos estuviéramos ahogando en un maremoto de injusticia. El peligro de sentirse desesperanzado es el falso consuelo de ceder y darse por vencido. Y gente, créanme, yo a veces también tengo ganas de rendirme.

Estas son las cosas que me mantienen despierta por la noche: Miles de vidas perdidas por COVID-19 debido a la irresponsabilidad de nuestro gobernador que no hace ni dice nada; un océano lleno de plásticos diminutos y una fauna hambrienta; la eliminación a puerta cerrada de los derechos del voto y las políticas anti-negras no tan secretas en todos los niveles de gobierno.

Permíteme ser honesta: el futuro parece sombrío. La división entre “los que tienen” y “los que no tienen” nunca ha sido tan amplia; la división entre las personas que creen que “todos para uno” y “uno para todos” es profunda. Pero nuestro futuro aún no está escrito. Cada “hoy” da esperanza al “mañana”. De todas las cosas que los intereses especiales y el poder corporativo pueden controlar (que son muchas), no pueden controlar a personas apasionadas como tú y como yo. Los amenazamos y por eso se esfuerzan tanto por hacernos callar. Los políticos corruptos no pueden definirnos, no pueden encerrarnos. Por más que intenten quitarnos la energía limpia y silenciar nuestras voces (HB 919, aprobada en 2021), no pueden obligarnos a darle nuestro voto el día de las elecciones. Juntos, tenemos poder. Somos creativos. Somos resilientes. Somos incansables Somos votantes por la conservación.

Realmente nos enfrentamos a todo pronóstico. Pero encuentro consuelo.

¿Dónde? En gente como tú. En aquellos que se presentan como voluntarios, que continúan compartiendo el amor y la pasión por nuestra tierra y agua, que tocan el tambor #ActOnClimate frente a personas y políticos que niegan que el cambio climático es real, que registran y educan a los votantes en nuestras calles. Todos los días vuelvo por todos ustedes. Pero no son solo los pasillos del Capitolio necesitan personas como usted. También necesitamos combatientes en nuestras comunidades. Incluso en formas aparentemente simples, todos podemos marcar la diferencia y todos tenemos algo significativo que contribuir. Si le gusta hornear, prepare un postre para los vecinos sin hogar; si le gusta leer, únase a un club de lectura de justicia social o sea voluntario en una escuela pública local; Si te gusta hacer TikToks con tus amigos, anima a la gente a votar mientras bailas.

¡Tenemos urgencia! Nosotros elegimos cómo gastamos nuestro dinero, la forma en que criamos a la próxima generación y la forma en que cultivamos la comunidad entre nuestros vecindarios, amigos de Facebook, familiares cercanos y lejanos, y compañeros floridanos. Tenemos más poder del que creemos, especialmente cuando nos unimos.

Es fácil caer en la pesadez de la política porque es solo eso: algo pesado que cansa. Y es fácil sentirse solo/a, enfrentándose a todo. Pero tu no eres el único que lleva el peso de la degradación ambiental; no eres el único que se siente asustado, triste, desconectado, insatisfecho. Muchos de nosotros nos sentimos igual, y juntos, como movimiento, lo menos que somos es el uno para el otro. Y algunos días, simplemente estar ahí para nuestros compañeros que les apasiona la Tierra y el medio ambiente, es lo mejor que podemos dar a nuestro planeta.

Vale la pena luchar por nuestras comunidades. Y te necesitamos de nuestro lado. En tus días empoderados, en tus días de baja energía, todos los días. Y cuando te canses, cuando el peso del mundo sea demasiado pesado, confiaremos el uno en el otro, descansaremos y volveremos mañana renovados y listos para conquistar el mundo que todos nos merecemos. ¿Estás con nosotros? Aquí hay tres cosas que puede hacer desde la comodidad de su hogar:

Leave a comment