No Roads to Ruin - Florida Conservation Voters
Skip links
Las carreteras de peaje M-CORES son malas para Florida

En el año 2019, la Legislatura de Florida aprobó un proyecto de ley con motivaciones políticas e intereses especiales para construir 330 millas de nuevas carreteras de peaje y otra infraestructura, que podrían atravesar algunas de las mejores áreas naturales y agrícolas restantes de Florida. Se asignaron tres grupos de trabajo, en gran parte llenos de agencias estatales y representantes de grupos de intereses especiales como la Cámara de Comercio de Florida y la Asociación de Camiones de Florida, para estudiar la necesidad y brindar recomendaciones en un informe final que debía presentarse al Gobernador y la Legislatura antes del 15 de noviembre de 2020. Durante todo el proceso, el Departamento de Transporte de Florida (FDOT, por sus siglas en inglés) no ha podido demostrar la necesidad de estas carreteras o su viabilidad financiera. El FDOT no ha compartido comentarios públicos de manera proactiva y ha continuado impulsando el proceso, a pesar de una emergencia económica y de salud pública en curso provocada por la pandemia del COVID-19. sto ha resultado en una falta de aportes públicos significativos y una incapacidad para que los miembros del grupo de trabajo examinen adecuadamente las carreteras propuestas.

Las carreteras de peaje propuestas son malas para el agua, la vida silvestre, la agricultura, las comunidades rurales y los contribuyentes. La construcción de las carreteras podría costar casi 30 mil millones de dólares según las estimaciones del Florida Tax Watch y los costos por milla de Wekiva Parkway. El FDOT no ha podido demostrar que las carreteras sean necesarias, y señaló que el número de pasajeros en los corredores existentes suele ser inferior al 20%. Como hubo un recorte de más de 90 millones de dólares en proyectos de mejora de la infraestructura de transporte y calidad del agua del presupuesto del año 2020, los fondos de M-CORES aumentaron de 90 a 117 millones de dólares. La construcción de las carreteras desviará recursos del transporte actual, salud comunitaria y de las prioridades ambientales.

FCV es miembro del Comité Directivo de la Coalición No Roads to Ruin, una asociación de más de 90 empresas y organizaciones que se oponen a Roads to Ruin. El personal asiste y proporciona comentarios públicos en todas las reuniones del grupo de trabajo e informa a los votantes conservacionistas sobre cómo mantenerse involucrados. A través de una amplia cobertura mediática y alcance comunitario, FCV ha planteado este problema y continuará luchando para proteger las áreas naturales de Florida abogando por la opción de No Construir.

FCV ha pedido al FDOT que ponga freno al proceso M-CORES hasta que se pueda hacer de una manera que apoye la participación pública significativa y ha pedido a los legisladores que revisen este proyecto durante la sesión legislativa del año 2021. Para abordar las necesidades actuales y urgentes de los floridanos, FCV recomienda que se elimine el financiamiento del proyecto y que el dinero de los contribuyentes se redirija a la protección de nuestros manantiales y recursos hídricos, mejorando nuestra infraestructura existente, aumentando las opciones de transporte público, protegiendo valiosos hábitats de conservación y vida silvestre e invirtiendo en programas comunitarios de salud.

AYUDANOS A LUCHAR

ESTOS CAMINOS PARA ARRUINAR

DONA HOY